logo
Main Page Sitemap

Macho en mi cama cuentos eroticos




macho en mi cama cuentos eroticos

Cenamos algo y luego me dijo que prefería irse a la cama yo no entendía que a las 10 de la noche quisiera ir a la cama y de pronto me dice: te vienes a la cama conmigo o tienes miedo?
En poco tiempo yo me corrí llenandole la boca de leche y las gotas que resvalaron fuera ella las recogió con su lengua.Piensa, bel, no te puedes quedar en casa un viernes.Género masturbación escribió el autor queenofthorns, amor y amistad, faltaban unas semana para celebrar la boda con mi ahora esposa.Unas largas piernas de piel de marfil taconeando a su alrededor, la figura esbelta de una amazona que se sentaba sobre él a horcajadas, la visión de un culo perfecto ceñido con un traje negro y muy cerca de su cara, unos pies bellísimos con.No le importaba a quien tenía que pisar con tal de cumplir sus deseos.Jael ahogaba los gritos entre sus dientes mordiendo vive el sexo con fuerza y moviendo la cabeza como un endemoniado.La minifalda que apenas ocultaba los firmes muslos cayó al suelo de cemento dejandola solo con un tanga de encaje que nada me ocultaba.Mientras un montón de secuencias y de imágenes se agolpaban en mi cabeza y de pronto escuche aquella voztan sexo duro online buena follada gratis suave, tensión desaparecióaquella voz dijo: -Valla por fin te has despertadoal parecer anoche te dormiste.En realidad fue ella la que cogió un poco de mermelada con sus dedos y me la pasó por los labios, besandome a continuación.Envolvió la carne con sus cinco dedos sin presionar demasiado, imprimió un suave vaivén al prepucio con un juego de muñeca armonioso, y así cubría y descubría un turgente glande con el pellejo, despacio, muy despacio.
Sin mover el culo de la montura Elsa flexionó las rodillas y apoyó el empeine de sus pies sobre el pecho del chico para ayudarse a mantener la espalda recta, orgullosa como un cisne y lista para afanarse en sus buenas mañas.
Tirando de una palanca elevó el tablero a un palmo del suelo dejando a Jael suspendido de las correas, y a partir de ese momento todo sucedió demasiado deprisa para el joven quien no tuvo tiempo de mentalizarse ni de intuir lo que venía después.
Allí nos dirigimos los cuatro y comenzamos a jugar dentro del agua.Recordemos que cada mujer es un mundo aparte.Te gusta el olerlas, ese olor acre de sudor de entrepierna, flujo vaginal, a látex y a veces, muy pocas veces, percibes un ligero olor a semen.No hubo respuestasolo silencia, di dos pasos másy volví a repetir el proceso -Hola?Yo lo miraba poseída por la lujuria y el vicio.

Y ella: Si, te has pasado el día de hoy mirandome las tetas no creas que no me he dado cuenta.
Sara viendo que nuestra invitada perdía el pudor e iba camino de la desnudez procedió a quitarse la minifalda que traia para que Juan pudiera acariciar sus muslos sin problemas.


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap